Manejar más lento para contaminar menos

21 de mayo de 2021

Porque respetar y reducir los límites de velocidad disminuye los niveles de contaminación y ayuda al medio ambiente, respetamos los limites de velocidad.

 
 

La contaminación es un tema muy importante en Chile, de hecho 9 de las 10 ciudades más contaminadas de América del Sur están en Chile.

En carreteras, conducir a mayor velocidad aumenta los niveles de emisiones de CO2 (dióxido de carbono), también aumenta el consumo de combustible por kilómetros recorridos, tanto de gasolina como de diesel.

Es por eso que países o ciudades han reducido los límites de velocidad, por ejemplo Holanda redujo sus límites de velocidad en autopistas a 100 km/h por razones ecológicas.

En zonas urbanas esta relación entre velocidad y contaminación no es tan clara. Los vehículos no siempre contaminan menos a menor velocidad, pero las reducciones de velocidad en zonas urbanas fomentan la caminata y el uso de bicicleta u otros ciclos, que son modos de transportes mucho más sostenibles. 

En total reducción de velocidad en ciudades reducen los niveles de contaminación. Es el ejemplo de las calles Berlín donde se redujo el límite de velocidad de 50 a 30 km/h se ha observado una reducción de 10 a 15 % de los niveles de NO2 (dióxido de nitrógeno). Además el ruido se ha reducido fuertemente. 

Es por esta razón que la agencia alemana de medio ambiente pero también otras organizaciones internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, aconsejan la creación de zonas de límites de velocidad de 30 km/h en zonas urbanas por razones ecológicas.


Respetar el límite de velocidad ayuda al medio ambiente. Respetamos los límites de velocidad.