Editorial: Baja la velocidad

26 de agosto de 2019

La OMS estima que el 2030 la quinta causa de muerte en el mundo van a ser siniestros viales[1]. Actualmente mueren 1.35 millones de personas al año según el mismo organismo y otros 20-50 millones con daños severos[2]. En Chile, murieron 1507 personas el año 2018 según CONASET[3], más de 4 personas al día. Esta cifra solo incluye a aquellas personas fallecidas hasta 24 horas después del siniestro. Si se consideran hasta 30 días después, el número crece hasta cerca de 2000 muertes al año. La situación es tan crítica, que el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 3.6 de la ONU busca que al año 2020 se hayan reducido las muertes por siniestros viales a la mitad.

Hay varias razones por la que pueden ocurrir siniestros viales que llevan a la muerte, pero la que más se repite es el exceso de velocidad. En general, se piensa que la velocidad no implica mayor riesgo, diseñamos calles anchas que invitan al exceso de velocidad, pero cuando hay siniestros, nada marca más la diferencia que la velocidad del automóvil. A mayor velocidad del auto, mayor probabilidad de morir en un siniestro.

Hay muchísimos estudios que demuestran esto [4][5], pero a grandes rasgos, se puede resumir en la siguiente imagen basada en información de la OMS. En verde, se representan aquellas personas que sobreviven si son atropelladas a las distintas velocidades que se muestran.

 
Survival Rate Pedestrians .png
 

La conclusión es clara. Hay que bajar la velocidad si se quiere disminuir las muertes debido a siniestros de tránsito. Bajar los límites de velocidad y fiscalizarla es algo que se ha probado exitoso en varias ciudades del mundo[6] y que debe imitarse en Chile. Si nos interesa la vida de las personas, además de los otros beneficios de una conducción lenta, entonces debemos bajar la velocidad de conducción.

Lamentablemente, hay muchos que luchan contra bajar la velocidad, pues argumentan que de hacerlo, demorarán más en llegar a su destino. Si bien podría sonar que a mayor velocidad uno llega antes al destino, la realidad no es así. La velocidad del viaje es altamente variable, depende de muchos factores como otros vehículos, semáforos, cruces peatonales y señalética de tránsito.

Todo esto hace que el tiempo que alguien pueda manejar rápido sea muy corto y que pronto tenga que bajar la velocidad. Cuando un auto nos adelanta a altas velocidades, lo más probable es que pueda mantener esa alta velocidad durante muy poco tiempo y solamente logre… llegar antes al semáforo. Esta práctica de acelerar mucho para detenerse en el siguiente semáforo no es solo peligrosa para peatones, ciclistas y otros automovilistas; sino que también es muy poco eficiente energéticamente, el consumo de combustible es mayor y el ruido es más molesto. Nadie gana.


Existen también varios estudios que muestran que el tiempo de llegada es prácticamente invariable si bajamos la velocidad[7][8][9] en zonas urbanas. Es contra intuitivo y difícil de creer, pero es absolutamente real y no hay mejor forma de probarlo que haciendo el experimento uno mismo. Queda la invitación abierta, conduzca a 50 km/h, cumpla la ley, no arriesgue vidas y vea como no cambiará el tiempo de llegada al lugar de destino.

Movimiento contra el Exceso de velocidad Letal

 

Referencias

  1. Renewed Commitment on Vision Zero, Gobierno Sueco, 2016

  2. WHO Global Status Report, OMS, 2018.

  3. Observatorio de Datos, CONASET, 2019 https://www.conaset.cl/programa/obseratorio-datos-estadistica/

  4. The relationship between impact speed and the probability of pedestrian fatality during a vehicle-pedestrian crash: A systematic review and meta-analysis, Hussain et al, 2019

  5. Driving speeds and the and the risk of road crashes: A review, Aasrt & van Schagen, 2015

  6. Slowing cars down is the quickest route to safer streets, Jason Tchir, The Globe and Mail, 2019 https://www.theglobeandmail.com/drive/mobility/article-slowing-cars-down-is-the-quickest-route-to-safer-streets/

  7. The Impact of Lowered Speed Limits in Urban Areas, Jeffery Archer et al, 2007

  8. Elmkvist 2002, citado por Wallen & Aberg , Driver’s Belief About Exceeding the Speed Limits, , 2008

  9. Speed Reduction and Judgements of Travel Time Loss: Biases and Debiasing, Svenson & Treurniet, 2017