Ausencia de los fotorradares y sobremortalidad en el tránsito

2 de noviembre de 2020

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el número de muertes anuales en el tránsito ha alcanzado los 1,35 millones, convirtiendo a los siniestros viales en la primera causa de muerte entre las personas de 5 a 29 años.


En Chile, según las últimas cifras del Ministerio de Salud, en 2016 fallecieron 2.076 personas en siniestros de tránsito, siendo la “velocidad imprudente y pérdida de control del vehículo” la primera causa de fallecimiento en el tránsito en la última década (2010-2019) segun el informe “Velocidad, una pandemia permanente” de le Comisión Nacional de Seguridad de tránsito (CONASET).


Por lo anterior, la gestión de la velocidad debiera ser central para prevenir muertes y heridos en el tránsito.


 

Control de velocidad automatizado

Una de las medidas de seguridad vial más eficiente es el control de velocidad automatizado, la que ha sido implementada en muchos países con mucho éxito. El avance tecnológico ha permitido que los fotorradares tengan alta precisión en la detección de la velocidad de circulación y, puesto que la experiencia internacional muestra que su uso publicitado en áreas donde el riesgo de siniestro es alto, ha permitido reducciones del orden del 30% en el número de hechos viales.

Por ejemplo en el grafico se puede ver la evolución del número de radares y del número de fallecidos en siniestros viales en Francia.

El número de fallecidos en siniestros de tránsito bajo en un 45% entre 2002 y 2010. 75% de esta bajada ha sido atribuida al control automatizado de velocidad.


Radares y fallecidos en el transito en F
 

Fotorradares en Chile

En Chile, el control de velocidad mediante cámaras se aplicó a fines de la década del 90’ y principios de 2000. Esta medida fue muy discutida y descontinuada en 2002. El debate que llevó a su fin se enfocó en temas relacionados con su implementación y operación, pero lamentablemente no se prestó suficiente atención a la efectividad de la medida. Estudios (como "Rizzi, L.I. (2003) Fotorradares y seguridad vial: un análisis empírico bayesiano. Actas XI Congreso Chileno de Ingeniería de Transporte, 529 – 542, Santiago." y "Paredes, R.D., Rizzi, L.I. y Valenzuela, J. (2006) ¿Cazabobos o Salvavidas?  La economía política de los fotorradares en Chile. Estudios de Economía 33, 97-115.") muestran que el ‘fotorradar’ sí contribuyó a reducir el número de muertes en el tránsito.


La Ley N° 19.816 que “modifica diversos cuerpos legales en materia de multas de tránsito” terminó con el uso de los fotorradares por parte de los Municipios, dejando la administración de estos aparatos a cargo de Carabineros de Chile y del Ministerio de Obras Publicas en algunos casos específicos.


La citada Ley sustituye el inciso sexto del artículo 4º de la Ley N°18.290, por el siguiente:

"Los equipos de registro y detección de infracciones relativas a velocidad y luz roja sólo podrán ser operados por Carabineros de Chile, y por los inspectores fiscales designados por el Ministerio de Obras Públicas, en el caso de las plazas de peaje, operación de túneles y en los tramos en que se estén realizando obras de reparación y mantención de caminos públicos construidos y explotados al amparo del decreto supremo Nº900, del Ministerio de Obras Públicas, de 1996, que fijó el texto refundido, coordinado y sistematizado del decreto con fuerza de ley Nº 164, del Ministerio de Obras Públicas, de 1991, Ley de Concesiones de Obras Públicas.".


En el Primer informe de la Comisión de Obras Públicas, Transportes y Telecomunicaciones de la Cámara de Diputadas y Diputados emitido con fecha 25 de abril de 2002, se señala:

A partir de ese diagnóstico y del debate habido en el Parlamento cuando se discutió la ley Nº 19.791, el Ejecutivo propone lo siguiente:

a) No eliminar los fotorradares. Un informe, con la experiencia y resultado de muchas ciudades de países desarrollados y de América Latina en las que se ha aplicado el fotorradar, demuestra que al emplearse ese instrumento disminuyen los accidentes de tránsito y, consecuentemente, las muertes por esa causa.

b) Traspasar la administración de los fotorradares a Carabineros de Chile.

c) Desvincular el fotorradar del financiamiento municipal directo”.


Aunque el Proyecto planteaba la existencia de un riesgo para la vida de las personas y que no debería eliminarse la medida, en la práctica Carabineros de Chile nunca lo implementó y se terminó con el uso de fotorradares en Chile.


Asimismo, mediante esta ley – N° 19.816-, se aumentó el límite de velocidad de 50 a 60 km/h en zonas urbanas, de 100 a 120 km/h en caminos de dos o más pistas de circulación en un mismo sentido en zonas rurales y se creó un rango de tolerancia de 5 km/h por las sanciones por el exceso de velocidad.


Llama la atención la rapidez con la que se tramitó esta Ley, considerando que nos encontramos frente a un tema importante y complejo. El Proyecto ingresó el 9 de abril de 2002 a la Cámara de Diputados, tuvo 3 trámites legislativos, el Tribunal Constitucional controló su constitucionalidad y, finalmente, fue publicada en el Diario Oficial el 7 de agosto del mismo año. Indudablemente, la tramitación de la Ley N° 19.816 fue apresurada y esto se explica por lo indicado en Ley N° 19.791 (el 6 de febrero de 2002), que suspendió durante 120 días la aplicación de los fotorradares.

 

Aumento de la mortalidad

Además de los estudios mencionados precedentemente que demuestran que el ‘fotorradar’ indudablemente contribuye a reducir el número de muertes en el tránsito, se puede observar un cambio de tendencia de la evolución del número de fallecidos en hechos de tránsito luego de la dictación de la Ley N° 19.816, publicada el 7 de agosto de 2002. 


En la segunda mitad de los 90’, con la multiplicación de los fotorradares – y pese a que la población y el parque vehicular en Chile iban en aumento- la mortalidad presentó una reducción de 19,5% entre 1996 y 2002. Sin embargo, subió notoriamente con posterioridad a la prohibición del uso de los fotorradares por parte de los Municipios (aumentando de 13,7% en 2003, según datos del Ministerio de Salud).


Este cambio de tendencia se puede observar anualmente, pero también en la evolución mes a mes de la mortalidad en siniestros de tránsito.

 
Fallecidos Chile 1996-2008.jpg
 
Fallecidos Chile Mensual dec 2000- abril
 

Proyecto CATI

Para mejorar la seguridad vial y prevenir siniestros de tránsito, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones de Chile ha ingresado un Proyecto de ley que “Crea un Sistema de Tratamiento Automatizado de Infracciones del Tránsito y modifica las leyes N° 18.287 y N° 18.290”. (Boletín 9252-15). Este Proyecto tiene como objetivo crear un sistema de control nacional de velocidad y será una nueva implementación de los fotorradares en Chile, suponiendo una nueva versión, un sistema mejor.


El estudio desarrollado por académicos de la Pontificia Universidad Católica de Chile (Rizzi, L.I., Cumsille, S., Fresard, F., Gazmuri, P. y Muñoz, J.C. (2011) Cost-effective measures for reducing road fatalities in the short term. Transport Reviews 31, 1-24) concluye que podría reducirse en un 10% el número de fallecidos con un efectivo control de velocidad en Chile. Esto representa 200 personas al año (4 personas en promedio a la semana).


Este Proyecto ingresó el 28 de enero de 2014 y, más de 6 años después, aún continúa su proceso legislativo.

fotorradares en Chile.

 

Conclusión: Impacto de la ausencia de un sistema de control de velocidad en Chile

Los fotorradares en Chile tuvieron un impacto positivo para reducir el número de fallecidos y fueron eliminados con el pretexto de haber sido “Cazabobos”. No obstante, la evidencia demuestra lo contrario.


El estudio desarrollado por académicos de la Universidad Católica sobre la historia de los fotorradares (Paredes, R.D., Rizzi, L.I. y Valenzuela, J. (2006) ¿Cazabobos o Salvavidas?  La economía política de los fotorradares en Chile, Estudios de Economía 33, 97-115) indica:

El objetivo de este trabajo es analizar las causas y consecuencias de la eliminación del uso de fotorradares en Chile. En particular, se desea contrastar si la evidencia es más consistente con la hipótesis de que los fotorradares fueron usados como cazabobos, o por el contrario, constituían una herramienta de prevención y reducción de accidentes.

Concluimos que la evidencia es más consistente con la segunda hipótesis, y que el término del uso del fotorradar está generando importantes pérdidas humanas asociadas a los accidentes”.


En la discusión de la Ley N° 19.816 se manifestó claramente que, para evitar muertes en el tránsito, no se debía terminar con esta medida, sólo transferir la administración a Carabineros de Chile. No obstante, Carabineros de Chile nunca implementó el control automatizado, lo que llevó a la ausencia de un sistema de control automatizado de la velocidad y significó una sobremortalidad en el tránsito del 10%, equivalente a 3.550 personas más personas fallecidas entre 2003 y 2019 ()Datos Ministerio de Salud 2003 a 2016. Datos Carabineros de Chile con factor de corrección de la OMS reportado al nivel internacional de 2017 a 2019).


Si observamos la tendencia del número de fallecidos, el aumento de la mortalidad parece aún más importante. Los siniestros viales son multifactoriales y se torna difícil identificar un solo factor, pero se podría explicar en parte por el aumento de los límites de velocidad y la creación de un rango de tolerancia por los excesos de velocidad, sin perjuicio que existen otros factores que también deben considerarse.


Finalmente, la evidencia muestra la relación entre la entrada en vigencia de la Ley N° 19.816 y la sobremortalidad en el tránsito. Se estima que más de 3.000 personas perdieron la vida a consecuencia indirecta de esta Ley y la ausencia de los fotorradares. Por lo anterior, consideramos que se debe implementar con urgencia en Chile un nuevo sistema de control automatizado de velocidad transparente con el objetivo de salvar vidas, como el que se plantea en el Proyecto CATI.

Axel Rimbaud y Constanza Catalán
Movimiento contra el Exceso de velocidad Letal Chile

 

Archivos

Haz clic para descargar

Ausencia de los fotorradares y sobremortalidad en el tránsito

Informe

Informe sobre el impacto de la ausencia de un sistema de control automatizado de velocidad en sobre la mortalidad en el tránsito en Chile.