Radar Pedagógico 

02 de junio de 2021

El radar pedagógico es un equipo ubicado al borde de la calzada para indicar al usuario:

  • la velocidad a la que viaja cerca del dispositivo,

  •  y / o un mensaje de alerta si su velocidad es mayor que lo permitido.

Esta indicación es instantánea, individualizada y dinámica.

La naturaleza educativa de este dispositivo se refleja tanto en su función de informar al usuario como de recordarle la norma. El radar pedagógico no tiene como objetivo de sancionar al usuario que no respeta la norma.

Radar pedagogico.jpg
 

Los radares pedagógicos tienen varios objetivos.  Estos dispositivos se utilizan para:

  • Establecer el vínculo entre la reglamentación y el comportamiento individual.
    El dispositivo le permite recuperar la regla de tránsito y participa en su explicación. El usuario puede así hacer la asociación entre el riesgo local (ejemplo: presencia de una escuela) y el hecho de que excede la velocidad permitida

  • Hacer cumplir los límites de velocidad en áreas con problemas de seguridad vial, a través de una alerta sobre la velocidad de circulación.
    En este contexto, se establece una relación de intercambio entre el usuario y el dispositivo.
    El dispositivo envía un mensaje al usuario para que este pueda reaccionar reduciendo su velocidad

  • Ayudar a combatir la disminución de la vigilancia al volante mediante estimulación visual.


Según estudios realizados en Estados Unidos los radares pedagógicos son vistos positivamente por los usuarios. Una gran mayoría de ellos piensa que estos dispositivos no distraen ni son difíciles de leer. 95% de los usuarios declaran que disminuirían su velocidad si se encontraran con un radar pedagógico que indica que están manejando por encima del límite autorizado.

En Francia, los datos recopilados muestran que los radares pedagógicos en las zonas urbanas inducen velocidades más bajas, que según estudios y sitios evaluados, puede oscilar entre 2 km/h y 6 km / h, esto que no es despreciable dada la limitación velocidad de 50 km/h en los sitios evaluados (disminución de velocidad del 4% al 12%). Las reducciones de velocidad observadas son más importantes cuando las velocidades son inicialmente altas.

Nota: Se estima que una reducción del 1% de las velocidades de circulación da como resultado aproximadamente una reducción del 2% en la frecuencia de siniestros viales con lesionados, una reducción del 3% en la frecuencia de siniestros viales con lesionados graves y una reducción del 4% en la frecuencia de siniestros viales fatales.

Se observa que el efecto de esta medida disminuye con el tiempo (algunos conductores vuelven a su velocidad original) y la distancia al dispositivo (algunos conductores bajan su velocidad sólo cerca del radar pedagógico).

Entonces, es importante recordar que los radares pedagógicos deben ser acompañados con otras medidas (fiscalización, sanciones, infraestructuras, educación vial, etc... ). Sin embargo, su uso puede ser útil para lanzar una estrategia de acción más amplia y completa sobre las velocidades de circulación, y de manera más amplia sobre la seguridad vial.



Fuente – CERAMA, 2012, “Les radars pédagogiques en milieu urbain”